COPA | FC BARCELONA 1 - REAL SOCIEDAD 0

Este Dembélé mira a los ojos a Mbappé

El francés y Ter Stegen sostuvieron al Barça ante una gran Real Sociedad. Los de Xavi ya están en semifinales.

Dembélé salió ovacionado del Camp Nou./GETTY
Dembélé salió ovacionado del Camp Nou. GETTY

El francés y Ter Stegen sostuvieron al Barça ante una gran Real Sociedad. Los de Xavi ya están en semifinales.

Jordi Cardero

Jordi Cardero

Dembélé es un experimento social. Una prueba de fe para sus creyentes y un examen semanal para quienes pierden los nervios cuando Ousmane naufraga entre recortes. Xavi nunca dudó y el tiempo le está dando la razón. En su primera rueda de prensa dijo que podría llegar a ser uno de los mejores del mundo en su posición y poco a poco se ha ido acercando a ello.

Paradójicamente, el mejor Dembélé apareció cuando el equipo dejó de jugar para él. Ahora es recurso y no el discurso. El balón lleva la firma de Busquets, De Jong, Gavi y Pedri. Y cuantos menos delanteros tiene el Barça, mejor ataca. La expulsión de Brais Méndez cambió totalmente el guion del partido y De Jong agarró el timón. Frenkie ya no es un Twingo, es el cambio de marchas del Barça. Elige cuándo y dónde quiere aparecer y encamina el fútbol del equipo.

Hay días en que todo sale bien. El Barça está en semifinales y parece haber alcanzado la madurez. Balde sigue siendo un martillo que viaja a la misma velocidad que un audio de Whatsapp en x2, Christensen es una certeza absoluta, el balón corre feliz por el Camp Nou y Lewandowski apenas hizo falta. Este Barça es otra cosa.

DEMBÉLÉ

😬 Me ha hecho cambiar de opinión

El gol de Dembélé es el mejor síntoma. No sólo porque fue determinante de cara a portería, sino por cómo se fraguó. Cuando Kounde tenía el balón, Ousmane detectó que los espacios estaban a la espalda de la defensa de la Real. Si antes era un futbolista que se acomodaba en la cal esperando el balón para encarar a su marca, ahora le ha sumado nuevas capas a su fútbol.

Xavi sobre Dembélé en rueda de prensa: «Se lo tiene que creer más»

Xavi le presentó un nuevo escenario en el que Dembélé también debía ser importante atacando sin balón. Y así lo demostró. Punzante en el desmarque y agresivo y atrevido en la definición. Hubo un día en que el Barça tuvo que elegir entre Mbappé y Dembélé y aquella decisión perseguirá durante mucho tiempo a los culés. De nada sirve lamentarse. Este Dembélé, sin embargo, ya puede mirar a los ojos a Mbappé.

BRAIS MÉNDEZ

😥 ¡Vaya día!

Si las manos en el área se han vuelto un escape room imposible de resolver, al mismo nivel de dificultad está descifrar la voluntariedad de los codos que bailan en el aire. Brais recibió uno de Lewandowski. Unos segundos después, la víctima fue Pedri. El canario lo olvidó y siguió hipnotizado con el balón, Brais se lo tomó como algo personal. Y lo pagó con Busquets.

El VAR rectificó la amarilla de Gil Manzano y le sacó la roja por una acción idéntica de Dembélé, hace algunos días donde no la vio. Los árbitros españoles tienen el manual del VAR escrito en otro idioma. Hay decisiones que, simplemente, no se entienden. Uno más uno no siempre es dos. Ser antiVAR no es tan grave como creer en el terraplanismo, pero sería positivo para el fútbol que la tecnología mejorara el fútbol al 100%. Queda mucho camino.

Gil Manzano le muestra la roja a Brais Méndez tras su pisotón a Busquets.  AFP
Gil Manzano le muestra la roja a Brais Méndez tras su pisotón a Busquets. AFP

ZUBIMENDI EN CASA DE BUSQUETS

🤔 Hay runrún…

"No tenemos miedo a ningún estadio y ningún rival", decía Alguacil antes del encuentro. Zubimendi se presentó en casa de Busquets y la Real no se amilanó. Ante el cuadrado de Xavi, Alguacil respondió con su rombo. Y el que se erigió fue Pablo Marín, con la rebeldía del adolescente que regresa a casa más tarde de lo que mandan sus padres. La Real murió con las ideas puestas.

Nos llenamos la boca -muchas veces con razón- alabando la Premier League y poco valoramos equipos patrimonio de LaLiga como la Real. La madurez del proyecto de Alguacil ha traído también un ascensor entre el filial y el primer equipo que cualquiera puede tomar. Y LaLiga celebra la irrupción de una nueva aparición. El día en el que Busquets le marcó el territorio a Zubimendi, Pablo Marín se presentó como the next big thing.

TER STEGEN

👀 Poco se habla de…

Otra portería a cero del que es, con diferencia, el mejor jugador del equipo. Y no por protagonismo, a pesar de haber sido decisivo en dos acciones. Parecía que el mejor Ter Stegen iría escondiéndose en el recuerdo, pero el Marc André de la 22/23 es el mejor -o poco le falta- que hemos visto. Xavi busca certezas y quien lo pagó fue Iñaki Peña. El nuevo formato de Copa ahoga a los grandes y ha dejado al canterano en un tercer plano. Cuando jugó con once, la Real flotó a Ter Stegen, dejándolo como hombre libre. Y el alemán se disfrazó de mediocentro para convertir pelotazos en precisos pases en largo. La clave del Barça de los centrocampistas es la superioridad que tiene en las áreas.

EL XAVI MENOS DOGMÁTICO

💯 Mis 'dieses'

Cuando Xavi llegó al Barça impuso sus dogmas de forma dictatorial, un 4-3-3 rígido en el que los delanteros opacaban a los centrocampistas. No era la hoja de ruta, era parte del proceso. Poco a poco el Barça de los bajitos ha ido saliendo del cascarón. Pedri y Gavi ya no miran el balón con nostalgia, son protagonistas. El Barça ataca mejor cuando resta un delantero.

Cuando el debate se centraba entre si tenía que jugar De Jong o tenía que hacerlo Busquets, Xavi les descubrió que el mejor Barça les tendría de protagonistas. Son tan antónimos como complementarios. Este equipo esconde debilidades y explota virtudes. Ya pocos recuerdan la poca pulcritud del Araujo de pies nerviosos o el Dembélé más azaroso. Este era el Barça que quería Xavi.

 

Jordi Cardero
Jordi Cardero

Redactor

Canchero. Pasé por La Media Inglesa, Revista Panenka y el Diari Ara. Busco historias para juntar letras en los bares de los estadios.